domingo, 15 de mayo de 2011

LA ANSIEDAD-1, QUÉ ES?


Abro aquí otro enfoque de la Urna de Cristal que espero os sea útil y de agrado.
Cómo siempre, aunque pocos lo hagan, podéis dejar vuestras opiniones, afirmaciones, experiencias, consultas y demás. ANIMOS!!

1.- DEFINICIÓN
Llegamos a casa del trabajo, pasamos por el buzón y recogemos la correspondencia. Subimos al ascensor mientras repasamos el montón de propaganda que nos ha llegado con la esperanza de encontrar alguna carta. Entre medio de sobres y papeles, encontramos un aviso de correos. Miramos el remitente y leemos: “hacienda”. Sabemos que en la última declaración no hemos sido del todo sinceros. La mayoría de las personas sentirán un leve escalofrío, se les acelerará el corazón, sentirán un nudo en la boca del estómago, se quedarán sin saliva; puede que se les nuble la vista o que tiemblen. Esto es ansiedad.
Ahora nos imaginamos que estamos en una habitación de unos 9 metros cuadrados, cerrada y sin objetos. Enfrente nuestro tenemos a un depredador carnívoro: un león. La sensación que sufriremos será la de muerte inminente. Tendremos los mismos síntomas que los descritos en la ansiedad pero además tendremos la sensación de estar a punto de morir, de volvernos locos o de sentirnos desamparados.
Las personas lo describen como una sensación de pérdida de control, de inutilidad, de ser un papel en el viento. Puede haber pérdida del conocimiento, convulsiones, vómitos, desfallecimiento. Esto es una “crisis de angustia”. A las crisis de angustia también se las llama “ataque de pánico”.

En resumen: la ansiedad es una sensación parecida a la que tenemos ante un peligro inminente; mientras que la crisis de angustia es una sensación parecida a la de muerte inminente.

La diferencia entre el miedo a un peligro real y la ansiedad, es que ante el miedo real todos reaccionamos igual pero, en la ansiedad la situación que la provoca (si la hay) no producirá en todos esta reacción.

En el fondo una crisis de angustia es un estado de alerta vital. El cuerpo se pone en alerta total y la mente agudiza la capacidad de percepción de estímulos externos e internos. Pero así como ante un peligro real el estímulo es objetivable para los demás; en el caso de la angustia el estímulo no existe fuera de la mente. Respondemos ante una sensación de peligro imaginario y desconocido.

Es como un circuito de retroalimentación positiva: en el miedo ante un peligro real (p.ej. un León), se produce una situación de pánico que se manifiesta con los mismos síntomas que en un ataque de angustia. Mientras el estímulo persista (león), la persona seguirá en peligro y todas las facultades de alerta y reacción estarán activadas por encima del nivel normal de atención. Evidentemente, de persistir el estímulo, el gasto de energía es considerable así como el grado de estimulación de los diferentes órganos que intervienen (corazón, pulmones, el propio cerebro) y puede producirse un colapso por hiperestimulación o por estrés (agotamiento). Si el estímulo desaparece o su intensidad disminuye (en el caso del león si este se alejara o se fuera), la persona regresa a un nivel de alerta normal (usual). La relajación producirá un estado de agotamiento que no se sentía en la situación de alerta debido a la hiperestimulación.

En el caso de un ataque de angustia el peligro no existe en el exterior, ni en el interior; es una sensación que la mente interpreta como correcta y responde de manera adecuada. Como que la reacción es intensa y rápida, la mente no evalúa si hay o no causas objetivables para tal reacción. Está demasiado concentrada en mantenerse alerta.

Lo curioso de la ansiedad es que es susceptible de ser tratada con antidepresivos. De hecho, son el tratamiento de elección. Si nos fijamos bién, la depresión es un estado en el que el pesimismo, la inseguridad, la sensación de inutilidad, la indecisión y el agotamiento, son críticos y relevantes. Esta falta global de asertividad también se produce en las crisis de angustia: inseguridad, miedo, terror, pánico, inmovilidad, debilidad, inferioridad. El responsable primario de todas estas sensaciones es un neurotransmisor llamado serotonina. También la dopamina en sus diversas manifestaciones (adrenalina, noradrenalina, dopamina) tienen un papel activo. Quizás algún día podamos describir de una manera más precisa cuales son las diferencias entre la ansiedad y la depresión, pero hoy en día solo disponemos de estas explicaciones y de estos tratamientos. Con ello quiero decir que en psiquiatría aún cazamos mosquitos con escopetas de cazar elefantes.

Es difícil encontrar una patología donde la ansiedad no se encuentre presente. Quizás penséis que los psicópatas, psico-killers o sádicos no deben de padecer ansiedad, pero no es así. Padecen ansiedad y a menudo ataques de angustia. Lo que ocurre es que algunas de las manifestaciones e interpretaciones de la ansiedad, el individuo las puede convertir en algo parecido al placer. Ahí intervienen las endorfinas y la dopamina. No creo que sea un exceso decir que la mayoría de las personas han sentido ansiedad placentera. Recordemos: siendo niños, hemos robado una goma de borrar de una papelería o una nuez en una tienda; quizás de más mayores no hemos podido evitar colarnos en un espectáculo o colar una mentira fenomenal a los mayores; ya de adultos nos hemos excusado en una enfermedad aguda para no acudir al trabajo o para librarnos de una cita. Alguna de estas situaciones nos ha producido una ansiedad placentera: los mismos síntomas pero con un sabor cosquilleante, agradable y estimulante. Un riesgo divertido porqué no hay conciencia de peligro vital o simplemente negamos su existencia (p.ej: puenting).

Por otra parte hay que atender a la razón de que la ansiedad también puede generarse sin causa interna, externa o imaginativa (mental) y ello se debe a que los neurotransmisores pueden estar alterados por ellos mismos: déficit o exceso. Hay patologías y situaciones que provocan alteración de los neurotransmisores: errores genéticos, una depresión, agotamiento físico importante, falta de sueño, etc. etc.

Ah! Entonces la ansiedad no tiene porque ser un miedo imaginario?

Pues claro que no. Una buena parte de los trastornos que cursan con ansiedad tiene que ver con la neurofisiología, es decir con los mecanismos neurológicos de la ansiedad.

Es fácil de entender: de la misma manera que ciertos experimentos y estudios han demostrado que introduciendo un finísimo electrodo en una determinada parte del cerebro, al estimularlo podemos sentir gustos o sabores, si estimulamos otras partes sentiremos ansiedad. La estimulación cerebral la produce en última instancia la liberación o no de unos u otros neurotransmisores. Por tanto si esta función se encuentra dañada (la neurotransmisión), el resultado será una pseudo-percepción y así la interpretaremos.

Próxima entrada: La ansiedad flotante, aquella que puede resistir a los antidepresivos.

Si te gusta el tema, difúndelo.
Gracias!

7 comentarios:

  1. Intento de violación con 12 años el individuo en cuestión me acorralo en una porteria se puso detras apretandome contra una pared, me puso una bala en el cuello me dijo que no me moviera,senti un miedo terrorifico panico ! como si estubiera en una habitación con un león...la suerte que tube esque no era un hombre curpulento..el miedo no me paralizo del todo y pude reaccionar un forcegeo, empiezo a gritar el corazón a 2000 y cuando vio que ya no podia, me dio un puñetazo y marcho corriendo, mientras lo escribia la respiración se aceleraba... que vivi ansidad al limite ?

    ResponderEliminar
  2. Hace 30 años que paso esto, estube muchos años sin hablar del tema,como si no hubiera pasado, el trauma me duro unos años y ahora si lo esplico lo recuerdo con toda claridad..

    ResponderEliminar
  3. Jacint Peris Roig17 de mayo de 2011, 4:47

    Hola,
    pues cuando la amenaza es real no se le llama ansiedad se le llama miedo o pánico como en tu caso.
    Ahí depende de como sea la persona habrá reacción o sumisión, las dos conductas forman parte de la respuesta a un estresante agudo de amenaza vital real. El tipo de respuesta depende de muchos factores pero recae sobre todo en la manera de ser de uno.
    Cuanto más lo verbalices o lo escribas, más te librarás del trauma. Va bien revivirlo mentalmente dándose golpecitos suaves con un dedo de cada mano sobre el muslo correspondiente.

    Lo lamento por tí y por todas las personas que sufren o han sufrido este tipo de abusos. Es delezanble.

    saludos cordiales
    jacint.

    ResponderEliminar
  4. ¿De qué depende, concretamente, la reacción o sumisión como respuesta ante la amenaza? ¿El freezing objetivable en los modelos animales es idéntico al comportamiento humano en situaciones análogas? La mera existencia de un historial de eventos traumáticos explicaría la sensibilización de los sistemas de respuestas a toda equivalente funcional? Hasta qué punto el "kindling" podría explicar la reacción/sumisión ante equivalentes atenuadas, funcionalmente análogas o no análogas?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Donde dice: "El freezing [...] en situaciones análogas"
    Debe decir: "El freezing [...] en situaciones como las descritas en el caso"

    ResponderEliminar
  6. jacint peris roig18 de mayo de 2011, 13:14

    freezing: congelación.
    kindling: Efecto electrofisiológico donde con estimulación por debajo del umbral de manera repetida de una neurona puede eventualmente generarse un potencial de acción a nivel del órgano, repetición de este tipo de estimulación de una área del cerebro resulta en convulsiones.

    Traducción: ¿De qué depende, concretamente, la reacción o sumisión como respuesta ante la amenaza? ¿La inmovilización por pánico es la misma en todas las especies? ¿Se puede crear un modelo causa-efecto en relación a los traumas? y ¿Es posible un aprendizaje terciario de respuestas ante un estímulo suave pero repetido (p.ej. el tic-tac de un reloj cuando intentamos dormirnos?

    Respuesta:
    1.- depende de la genética y de como responde esta a la propia vida (ver entrada ¿ QUÉ ES LA PERSONALIDAD ?-2 LA PLASTILINA GENÉTICA. abril).
    2.- Sí ya que en todas las especies hay la posibilidad de la movilización por pánico. Unas más, otras menos. Y entre los individuos también. Unos más, otros menos.
    3.- Sí, cuando un elemento vital experimenta por primera vez ansiedad, automáticamente se graba en el modelo conductual de aprendizaje que sea. És el ejemplo clásico de fuego = calor (es un aprendizaje secundario)
    4.- Es lo mismo, depende del nivel de aprendizaje y cómo éste se asimila para cada indiviuo o meta-sistema similar. La mayoría de los seres responden a una taqui-estimulación en cualquiera de sus sentidos. La reacción puede ser la sordera sensorial (acomodación, modificación del humbral de excitación) o una crisis comicial. Es lógico: es el principio que originó la tortura de la "gota malaya".

    La próxima vez, te agradecería que fueras más llano ya que hay persona que leen el blog y no son tan técnicas. Por ende, te agradezco las preguntas ya que provocan reflexiones.
    Gracias.

    ResponderEliminar