martes, 3 de mayo de 2011

¿CÓMO LLEGAMOS AL AÑO?-5 DE LOS 3 A LOS 12 MESES-2


Nos vamos a pasar entre 7 y 15 meses esperando que camine para que explore él mismo su entorno, se distraiga y nos dé un respiro.
Este período va a ser el del quiero y no puedo, Buaaaa!!
Nos va a poner a prueba en la comida, en el dsitráeme, puede que en el sueño. Todo ello se debe a que su cerebro va más deprisa que su físico.
Ha descubierto que el mundo exterior no forma parte de él sinó que funciona por su lado. Ello le crea curiosidad y deseo de tocar, llevarse a la boca...
Les fascina ver que si tiran algo al suelo y éste algo no vuelve a formar parte de su domínio enseguida, si lloran o gritan el vehículo se lo vuelve a poner delante para volver a tirarlo otra vez al suelo. Y así 100 veces por hora. Y aquí los pobres padres con el lumbago hecho trizas.
Porqué hace ésto? ya lo he comentado. En principio es porqué creen que lo que se va pero que se ve tendría que poderse tocar. Luego descubren que el acto de llorar, gritar o quejarse es la respuesta adecuada para recibir el refuerzo de que el objeto vuelva a poder ser tocado y poderlo tirar de nuevo (estímulo) para recreo de él. Quién condiciona a quién?
Con ello, a parte de aprender a saber hasta donde llega nuestra paciencia, el bebé ha comprendido que ver no és igual a tocar y tampoco a degustar. Está aprendiendo a entender sus sentidos.
En el cerebro, nuestros 5 sentidos más el habla y el concepto físico de uno mismo, están representados por áreas diferentes. Cada área se compone de 3 sub-áreas. La primera recibe el estímulo del órgano receptor (ojo, oído, etc), la segunda convierte en una imagen reconocible lo recibido y la tercera le dá un significado.
Claro, ello lleva su tiempo de desarrollo y de aprendizaje pero aúnque parezca que todo tarda mucho, en realidad la velocidad de desarrollo en los primeros meses de vida es vertiginosa. El cerebro sigue evolucionando después del nacer y se le reconocen varias etapas cualitativas de desarrollo. És lógico, el cerebro aprende y al aprender crea conexiones que lo hacen más complejo.
Hay varios campos en los que el bebé va a desarrollar su sentido de individualidad. Los campos que más sensibles son de crear problemas son aquellos que el bebé descubre con la práctica que es el dueño: comer, dormir, pipi-caca y lloros por derivados como el "chupete".
El bebé probará donde puede él sentirse dueño de sí mismo. Luego, por mucho que queramos "hacerlo bien", lo haremos mal, con lo cuál él podrá sentirse individuo. Con ello quiero decir que hay que tener muy claro aquello que no vamos a consertir que él domine porqué no está preparado y hacer ver que cedemos en otras cosas. Por ejemplo: hay que comer la papilla y él quiere manifestar ahí su poder de individuo. Puede cerrar la boca, escupir, regurgitar. Puede no querer dormir y montarse una juerga o un drama. Puede pedir chupete o brazos constantemente. Nos puede desesperar con cualquier "costumbre".

Hablamos luego de 3 conductas: comer, dormir, lloros.

Lo que no hemos de olvidar es que el bebé está creciendo y su personalidad se está fromándo. Hay que entender que los bebés no son malos, simplemente están desarrollándose y nuestra obligación es favorecer un desarrollo sano y ello significa que NO tengan problemas individuales, familiares, sociales o formativo-laborales a lo largo de su desarrollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario